Dentro del TEL, el trastorno que más comúnmente encontramos es el Trastorno Fonológico el cual: Afecta a la pronunciación de palabras y frases a pesar de una correcta pronunciación del fonema, después de los 4 años. No es el fonema el que plantea dificultades al niño, sino su ordenación y diferenciación dentro de las palabras. La dificultad estaría en la adquisición de la fonología del lenguaje, esto es, en comprender que sonidos de la lengua permiten transmitir distinciones de significado. Los niños con esta dificultad se caracterizan por un habla ininteligible y poseen audición normal. También la característica es que los errores son asistemáticos: el niño puede producir bien el fonema aisladamente o en una determinada palabra, mientras que en otra palabra o en el relato lo omite o lo sustituye por otro fonema. Es frecuente que los trastornos fonológicos estén acompañados de una alteración sintáctico-gramatical y sobretodo con una alteración de la percepción y la discriminación auditiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.